BIENVENIDOS A TODOS LOS AMANTES DE LAS LETRAS

Bienvenidos a mi mundo de letras, espero disfrutéis de mis escritos, gracias por vuestra visita...

viernes, 15 de octubre de 2010

Poemas Jorge Bucay





Nació en Buenos Aires-Argentina, en el año 1949. De familia muy modesta. Se graduó como médico psiquiatra en 1973, en la Universidad de Buenos Aires, y se especializó en enfermedades mentales en el servicio de interconsulta del hospital Pirovano de Buenos Aires y en la Clínica Santa Mónica. Bucay es un psicodramatista, terapeuta gestáltico y escritor. Asistió a cursos, seminarios y congresos en Argentina, Estados Unidos, España e Italia, donde fue recibido con gran entusiasmo por el auditorio. También integró la Delegación Argentina que participó del Congreso Gestáltico Internacional de 1997, realizado en Cleveland, EE.UU. Regularmente es invitado como conferencista por el Departamento de Extensión Cultural de la Universidad de la Madraza (España) y por universidades regionales en Argentina y Uruguay. Actualmente, su tarea como ayudador profesional, como él se define, se divide entre sus conferencias de docencia terapéutica, que dicta desde hace varios años viajando por el mundo, y la difusión de sus libros, herramientas terapéuticas según el autor. También es el editor de la revista mensual de psicología positiva “Mente Sana”. Entre sus obras se encuentran; “Cartas para Claudia” 1989, “Cuentos para pensar” 1997, “Amarse con los ojos abierto” 2000, “Déjame que te cuente” 2002, “Cuenta conmigo” 2006, “Seguir sin ti”, 2009.





CARTAS PARA CLAUDIA


Antes de morir, hija mía,

quisiera estar seguro de haberte enseñado…a disfrutar del amor
a enfrentar tus miedos y confiar en tu fuerza
a entusiasmarte con la vida
a pedir ayuda cuando la necesites
a decir o callar según tu conveniencia
a ser amiga de ti misma
a no tenerle miedo al ridículo
a darte cuanta de lo mucho que mereces ser querida
a tomar tus propias decision
esa quedarte con el crédito por tus logros
a superar la adicción a la aprobación de los demás
a no hacerte cargo de las responsabilidades de todos
a ser consciente de tus sentimientos y actuar en consecuencia
a dar por que quieres y nunca porque estés obligada a hacerlo


Antes de morir, hija mía,

quisiera estar seguro de haberte enseñado…
a exigir que se te pague adecuadamente por tu trabajo
a aceptar tus limitaciones y vulnerabilidades sin enojo
a no imponer tu criterio ni permitir que te impongan el de otros
a decir que sí solo cuando quieras y decir que no sin culpa
a tomar más riesgos a aceptar el cambio y revisar tus creencias
a tratar y exigir ser tratada con respeto
a llenar primero tu copa y después la de los demás
a planear para el futuro sin intentar vivir en función de él


Antes de morir, hija mía,

quisiera estar seguro de haberte enseñado…
a valorar tu intuición
a celebrar las diferencias entre los sexos
a hacer de la comprensión y el perdón tus prioridades
a aceptarte así como eres
a crecer aprendiendo de los desencuentros y de los fracasos
a no avergonzarte de andar riendo a carcajadas por las calles sin ninguna razóna darte todos los permisos sin otra restricción que la de no dañar a otros ni a ti misma.


Pero sobre todo, hija mía,

porque te amo más que a nadie,
quisiera estar seguro de haberte enseñado…
a no idolatrar a nadie… y a mí, que soy tu padre, menos que a nadie.





QUIERO


Quiero que me oigas, sin juzgarme.

Quiero que opines, sin aconsejarme.
Quiero que confíes en mi, sin exigirme.
Quiero que me ayudes, sin intentar decidir por mi
Quiero que me cuides, sin anularme.
Quiero que me mires, sin proyectar tus cosas en mi.
Quiero que me abraces, sin asfixiarme.
Quiero que me animes, sin empujarme.
Quiero que me sostengas, sin hacerte cargo de mi.
Quiero que me protejas, sin mentiras.Quiero que te acerques, sin invadirme.
Quiero que conozcas las cosas mías que más te disgusten, que las aceptes y no pretendas cambiarlas.
Quiero que sepas, que hoy,hoy podés contar conmigo.Sin condiciones.





SIN QUERER SABER


Y si es cierto que has dejado de quererme...

yo te pido,¡por favor,
no me lo digas!
Necesito por hoy
y todavía navegar
inocente en tus mentiras...
Dormiré sonriendo
y muy tranquilo.
Me despertaré
bien temprano en la mañana.
Y volveré a hacerme a la mar,
te lo prometo...Pero esta vez...
sin atisbo de protesta o resistencia
naufragaré por voluntad y sin reservas
en la profunda inmensidad de tu abandono...





EL CAMINO DE LAS LÁGRIMAS



Soñamos que vivimos un amor eterno y un día nos despertamos frente a una realidad:
Ya no nos aman... ¿Por qué?
Amar tambien implica correr riesgo, y cuando se ama en verdad se sufre, y como nos cuesta soltar aquello que amamos...
Dejar ir, soltar, esa es la clave y no es fácil porque duele.
Seguir llorando aquello que no tengo me impide disfrutar esto que tengo ahora.
Aprender a enfrentarse con el tema de la pérdida es aceptar vivir el duelo, saber que aquello que era es aquello que era y que ya no es más o por lo menos que ya no es lo mismo que era.
De hecho nunca es lo mismo.
Cuando yo me doy cuenta de que algo ha muerto, de que algo está terminado, ese es un buen momento para soltar. Cuando ya no sirve, cuando ya no cumple, cuando ya no es, es tiempo de soltar.
Lo que seguro no voy hacer, si te amo de verdad, es querer retenerte. Lo que seguro no voy a hacer es tratar de engancharte, si es verdad que te amo.
Te amo a tí ...

¿O amo la comodidad de que estés al lado mío?¿estoy relacionado contigo, individuo o persona?, ¿O estoy relacionado con mi idea de que ya te encontré y no quiero salir a buscar a más nadie?
No te atrapo, no te agarro, no te aferro, no te aprisiono.
Y no te dejo ir porque no me importes,
"te dejo ir porque me importas."




DARSE CUENTA


Me levanto una mañana,
salgo de mi casa,
hay un pozo en la vereda,
no lo veo,
y me caigo en él.


Día siguiente...
salgo de mi casa,
me olvido que hay un pozo en la vereda,
y vuelvo a caer en él.


Tercer día,
salgo de mi casa tratando de acordarme
que hay un pozo en la vereda,
sin embargo
no lo recuerdo,
y caigo en él.


Cuarto día,
salgo de mi casa tratando de acordarme
del pozo en la vereda,
lo recuerdo,
y a pesar de eso,
no veo el pozo
y caigo en él.


Quinto día,
salgo de mi casa,
recuerdo que tengo que tener presente
el pozo en la vereda
y camino mirando el piso,
y lo veo
y a pesar de verlo,
caigo en él.


Sexto día,
salgo de mi casa,
recuerdo el pozo en la vereda,
voy buscándolo con la vista,
lo veo,
intento saltarlo,
pero caigo en él.


Séptimo día,
salgo de mi casa
veo el pozo,
tomo carrera,
salto,
rozo con la puntas de mis pies el borde del otro lado,
pero no es suficiente y caigo en él.


Octavo día,
salgo de mi casa,
veo el pozo,
tomo carrera,
salto,
llego al otro lado!
Me siento tan orgulloso de haberlo conseguido,
que festejo dando saltos de alegría...
y al hacerlo, caigo otra vez en el pozo.


Noveno día,
salgo de mi casa,
veo el pozo,
tomo carrera,
lo salto,
y sigo mi camino.


Décimo día,
me doy cuenta
recién hoy
que es más cómodo
caminar...
por la vereda de enfrente.



Si te gusta mi mundo de letras, valora este blog