Bienvenidos a mi mundo de letras, espero disfrutéis de los escritos de mis colaboradores y de mis poemas, gracias por vuestra visita...

miércoles, 5 de abril de 2017

La Tempestad De La Vida




En la soledad de sus días, Laura divagaba por parajes inhóspitos más perdidos del planeta, necesitaba meditar en los temas más candentes de su vida. Pero hizo una reflexión de principios, inhaló aire llenando sus pulmones de libertad, paz y armonía por ese orden. Se deshizo de toda unión con una sociedad consumista, dejando atrás su móvil, tablet, ordenador, etc. Nada que la pudiera distraer de la decisión que había tomado, últimamente habían sucedido acontecimientos en su vida demasiado insoportables para asimilarlos de golpe. Un divorcio, después de 20 años de matrimonio su marido decidió echarlo todo por la borda por una rubia despampanante materialista, que solo miraba por su interés. La muerte de su hermana Teresa con la cual había estado muy unida tras la muerte en accidente de sus padres, cuando ella era una adolescente y su hermana tuvo que hacer de padre y madre con ella, y su hermano pequeño Luis.





Pero ahí estaba frente al mundo, sola, en la tempestad de sus días, con la certeza de haber tomado la mejor decisión, la única en este caso. Se deslizó con sus manos, empezó a sentir miedo, el impulso era tan grande que empezó a rodar por aquel camino tortuoso, posiblemente le iba a doler, pero más le dolía todo lo acontecido en tan solo un año, estaba cansada y no podía seguir así. El camino se hizo largo en todo ese tiempo le pasó por la mente tantos recuerdos que ya tenía olvidados, casi como si no hubieran formado parte un día de su vida. Sonrió...su cuerpo salió disparado de su silla de ruedas por un precipicio cayendo hacia un inmenso vacío sin retorno, donde al final abrazaría de nuevo a sus padres y hermana que tanto echaba de menos. No notó nada, solo un gran alivio la tempestad la envolvió en sus brazos para siempre.

Dejó una carta a su hermano Luis:

Cuando leas esta carta, estaré con papá y mamá, también con Teresa. Tu rechazo fue el detonante de tomar la decisión de suicidarme, pero no te culpo siempre has sido un egoísta, nunca has querido a tus hermanas ni a tus padres. Al verme sola y después de la enfermedad que me imposibilitó a una silla de ruedas, no tenía por lo que vivir, sin familia, sin hijos (porque decidí no tenerlos) y sin amigos (porque cuando la vida te va mal, te dan la espalda), creo que me equivoqué de vida o de persona, no sé ni me importa, ahora soy feliz.

Siempre tu hermana,

Laura


Luis arrugó la carta con rabia en su puño, sin emitir palabra alguna, su cara reflejaba pena, tristeza, amargura, le salió de la nada una tímida lágrima. Poco después se dibujó una sonrisa maliciosa y fría en su rostro.







© 2017 Rosana Martí ®
(Todos los derechos reservados)



Entradas populares