Bienvenidos a mi mundo de letras, espero disfrutéis de los escritos de mis colaboradores y de mis poemas, gracias por vuestra visita...

domingo, 10 de diciembre de 2017

Sublime Amor




Exquisitos los labios con néctar de miel, que endulzan los sentidos en el placer más absoluto, respirar este amor cada noche, con la almohada por testigo, la esencia misma de un recuerdo hecho realidad, ante unos ojos enamorados que sueñan, una y otra vez, con la llegada de un beso el cual hace estremecer el perfil del labio inferior que traviesa incitando a la brisa que adormece una noche más, la ternura misma de mil caricias. 







© 2017 Rosana Martí ®
(Todos los derechos reservados)




domingo, 3 de diciembre de 2017

La Tienda De Antigüedades (3ª Parte)




A primera hora de la mañana, Paúl ya estaba en comisaría como le había prometido al comisario, pero claro sin el muñeco, al cual buscó hasta la saciedad el día anterior. Ahora tendría que explicar la desaparición del mismo. Recordaba todo y le resultaba absurdo. No entendía como en un instante le podía cambiar la vida, una vida que hasta el momento había trascurrido con normalidad y tranquilidad. Respiro hondo camino por los pasillos de la comisaría, hasta que encontró un policía al cual saludó y preguntó:

- Buenos días agente, vengo a ver al comisario Estévez. Mi nombre es Paúl Andrew.

- El despacho del comisario está al final del pasillo a la derecha. 

- Gracias agente.

Paúl se dirigió pasillo abajo hasta llegar al final y dirigió su mirada primeramente hacia la derecha, enseguida vio el despacho, anduvo hacia él y llamo a la puerta.

-Adelante, oyó desde el interior.

Antes de abrir la puerta, respiro hondo llenando sus pulmones de esperanza, ahora que le iba a decir al comisario, no sé si le iba a creer. Suspiro y entró.

- Buenos días comisario.

- Buenos días tome asiento por favor.

Cuando fue a sentarse divisó al muñeco encima de un archivador. Paúl ya no se sentó quedó perplejo ante la visión del muñeco. Y dijo casi desesperante.

- ¿Qué hace el muñeco aquí? lo he estado buscando como un loco por toda la casa sin saber su paradero. He venido desanimado pues no sabía como contarle la desaparición misteriosa del muñeco.

- El comisario sonrió algo irónico. Tranquilícese hombre. Tengo que decir que el muñeco apareció en comisaría esta madrugada,  pregunté a los agente si lo había  traído usted o otra persona y nadie supo decirme como fue a parar a una de las sillas de la entra de información. En fin lo que ocurre es que esto ya no sé como tratarlo sinceramente, parece de brujas. Lo peor es que sigue sin aparecer el dueño que le llevó el muñeco a la tienda. Paúl estaba estupefacto, no daba fe alguna a todo aquello parecía una terrible pesadilla que no acaba nunca. 

Sin ya nada que hacer por el momento, salió de la comisaría con la boca seca, el corazón palpitante y la sensación de no haber dormido en una semana. Anduvo sin rumbo fijo durante un par de horas más o menos. Volvió a su casa, he intentó hacer vida normal. Al día siguiente; bajó compró el periódico y leyó estupefacto una de las noticias que encabezaba la portada en letra pequeña.


NOTICIA DE ÚLTIMA HORA:

Ha aparecido ahorcado en un motel en el centro de la ciudad, un hombre del cual se desconoce su identidad, aparentemente sin signos de violencia, los primeros indicios indica que se trata de un suicidio. La investigación se mantiene abierta por el momento hasta que el forense le practique la autopsia al cadáver. La policía no descarta ninguna hipótesis del caso, que por el momento se encuentra en secreto de sumario. Curiosamente el fallecido portaba en una de sus manos un muñeco ventrílocuo con una sonrisa siniestra en su cara. Cuando llegó al anatómico forense, el muñeco ya no estaba. 




FIN





© 2017 Rosana Martí ®
(Todos los derechos reservados)




domingo, 19 de noviembre de 2017

La Tienda De Antigüedades (2ª Parte)




Paúl llegó a su casa, con el muñeco en la mano, no dando crédito alguno a lo que había ocurrido en su tienda, ahora quedaba por investigar las causas del incendio. Quiso llamar al dueño de aquel muñeco, pero no pudo porque sus datos se habían quemado con el resto de sus cosas, no había mucho que hacer. 

Se sentó en el sofá dejando su cuerpo descansar de golpe, miro con recelo al muñeco que tampoco le quitaba ojo, le recorrió un escalofrío que inquisitó su cuerpo a desplomarse por completo, entre la incerteza del asunto, la incomprensión de lo sucedido, y el misterio de la salvación de aquel objeto, coincidencia o no, milagro o no, era toda una incógnita difícil de resolver. 

La fatiga le pudo así que cerró sus ojos y se quedó dormido. Cuando despertó ya era de noche, porque tuvo de encender la luz de la mesita para poder ver a su alrededor, todo estaba tranquilo, no se oía nada proveniente de la calle. Así que se incorporó algo aturdido. Sonó el teléfono que descolgó casi de inmediato;

- Diga

- Sr. Andrew?

. Si, al habla,

- Soy el comisario Smith, me recuerda?

- Claro comisario, qué se le ofrece?

- Me gustaría comentar con usted como llevamos la investigación.

- Dígame comisario, le escucho con atención.

El comisario comenzó a explicar.

- Pues verá, se trata del muñeco.

En ese momento Paúl buscó con la mirada al susodicho, lamentablemente no lo ubico, no estaba donde recordaba haberlo dejado antes de quedarse dormido. Así que siguió con atención las palabras del comisario.

- Hemos estado investigando y no hemos encontrado al dueño, por la referencia que usted nos facilitó, aunque seguimos en ello, de momento sin éxito alguno.

Tampoco sabemos las causas que ocasionó el incendio, supongo que lo tiene usted todo asegurado ¿verdad?

- Pues si comisario, mañana sin falta tengo que hablar con la compañía de seguros.

- Estupendo Sr. Andrew, pues verá me gustaría pedirle si es posible, que se personé mañana a primera hora en comisaría y nos traiga el muñeco para analizarlo, me parece muy extraño que solo él se salvará del incendio.

- Claro que si comisario, mañana se lo llevo sin falta, haber si descubrimos el misterio que envuelve todo este caso.

- Entonces hasta mañana.

- Hasta mañana comisario. Paúl colgó.

Miró por todos lados en busca del muñeco, pero fue en vano no lo vio, así que se puso aun más nervioso, buscando sin ton ni son, tirando al suelo todo lo que sus manos pillaban, pero el dichoso muñeco seguía sin aparecer... ¿dónde estaba?


Continuará...







© 2017 Rosana Martí ®
(Todos los derechos reservados)





domingo, 29 de octubre de 2017

La Tienda De Antigüedades (1ª Parte)




La tienda de antigüedades de Paúl Andrew, abrió como de costumbre sobre las 9 de la mañana. Era un día tranquilo, por lo que Paúl decidió hacer un poco de limpieza, ordenar los artículos nuevos, exponerlos para su venta, hacer algo de inventario. Cuando ya se disponía a cerrar, un hombre entró con un aspecto un tanto extraño, con sombrero destartalado posiblemente debido a la lluvia que estaba cayendo fuera. Sus manos eran un tanto raras, ya que uno de sus meñiques era más largo de lo normal, debido a su uña. Portaba una caja que depositó en el mostrador, era una caja normal de cartón corriente sin ninguna marca especial. 

- Buenos días, vengo a empeñar lo que hay en la caja -, el vendedor le contesta. 

- Buenos días señor, ¿puedo ver lo que hay dentro? -, el hombre extraño asiente con la cabeza, dando su conformidad. 

Paúl abre la caja, en su interior hay un muñeco envuelto con mucho cuidado en papel de periódico ya amarillento por el paso de los años, que además estaba dentro de una funda de plástico con cremallera. 

- ¿Por cuánto lo desea usted empeñar? - le pregunta Andrew. 

- Por unos 100$ -, contesta el dueño del muñeco. Esta bastante bien conservado, hecho artesanalmente, muy antiguo es de ventrílocuo, según explicó el mismo. He trabajado con él en los mejores escenarios del mundo, Londres, Nueva York, París...prosiguió contando, - pero cuando me hice mayor nos retiramos y ahora necesito el dinero para pagar el alquiler -. 

El anticuario observó nuevamente el muñeco con interés para ver si tenía algún desperfecto. Vio la apertura en su espalda para meter la mano, observó que sus ojos grandes y saltones tenían movimiento. Y su boca también. El pelo por el tacto le pareció humano y su ropa llamativa con pantalones a cuadros de diferentes colores, con un chaqué muy elegante de una época gloriosa. 

Devolvió el muñeco a la bolsa, envuelto en su papel. El anticuario tomó los datos al dueño del muñeco, le entregó la cantidad estipulada,  los 100$, además le recuerda amablemente. 

- Dispone usted de un mes para desempeñar el objeto, sino fuera así, será expuesto en la tienda para su venta -. El viejo asiente, despidiéndose de Andrew, sale calle abajo. 

El anticuario pone el muñeco en la trastienda, como ya era muy tarde cierra la puerta  y se marcha a casa.

A la mañana siguiente cuando se dirigió a la tienda se encontró la calle acordonada por varios coches de bomberos y la policía, la tienda de antigüedades había quedado casi a las cenizas, quiso acercarse pero se lo impidieron, se presentó como el dueño de la misma, entonces habló con uno de los bomberos que le comunicó que;

- Los vecinos han llamado de madrugada porque había un incendio en un local concretamente en la "Tienda de antigüedades", todavía no sabemos las causas que ha originado el incendio. 

Curiosamente uno de los bomberos se dirigió hacia ellos portando en su mano el muñeco que la noche pasada le había dejado el tipo del sombrero. 

- Este muñeco ha sobrevivido a las llamas, está intacto - se lo entregó al jefe de bomberos que estaba hablando con Paúl - los dos se miraron perplejos sin emitir palabra alguna, lo sujetó con su mano, lo miro extrañado y dijo; - efectivamente está intacto -.


Continuará...






© 2017 Rosana Martí ®
(Todos los derechos reservados)




Entradas populares